Las Escenas Improvisadas del Cine Que No te Imaginabas

Las Escenas Improvisadas del Cine Que No te Imaginabas

Algunas de las mejores escenas improvisadas del cine. ¿Lo sabías?

Ante la asombrosa interpretación de los grandes actores y actrices del cine, no todo es lo que parece. Descubre qué improvisaciones caracterizan las escenas más famosas de Hollywood.

Desde la antigua época de los hermanos Lumière, con sus breves producciones que asombraban a los espectadores del momento, gracias al cine hemos podido disfrutar de historias que nos han hecho reír, llorar, preocuparnos, empatizar, sentirnos identificados, reflexionar y todas esas sensaciones que el ser humano puede experimentar. Se trata de un juego, un entretenimiento que nos permite viajar a través de la imaginación… ¡menuda experiencia eh! Pero hay que admitir que esto no sería posible si no fuera gracias a la profesionalidad (o más bien, ¡el arte y el talento!) de los actores y las actrices que aparecen en la pantalla. La asombrosa capacidad de meterse en distintas pieles, de interpretar emociones y sentimientos totalmente ajenos a quienes son ellos mismos y que todo parezca real permite que aquello que muestra la pantalla alcance el interior del espectador y le haga vivir experiencias totalmente nuevas para él.

Aun así, tal y como nos demuestran los famosos ilusionistas de Ahora me ves, no todo es lo que parece. El talento de los actores y actrices consiste principalmente en la interpretación de un guion preparado, un rol ya planteado anteriormente que los artistas estudian. Sin embargo, la preparación no es la única asignatura destacada en la actuación, sino que también es de gran importancia una buena improvisación. Saber qué decir cuando se olvida el diálogo, saber cómo actuar cuando en la escena hay un contratiempo, saber añadir algún elemento que haga la escena más fresca y adecuada… en definitiva ¡saber actuar! Pero hay que admitir que, aunque la improvisación destaque como capacidad del actor, esta no siempre es esperada. Seguro que te sorprende saber que muchas de las famosas escenas que protagonizan el mundo de Hollywood realmente son improvisaciones. Animales que se cuelan en el plano, diálogos inesperados, actuaciones de más que pueden ser peligrosas, frases que pasan a la historia… Descubre en el post de hoy diez producciones cinematográficas con escenas improvisadas que jamás hubieras imaginado la sorpresa que traen.

  1. Leonardo DiCaprio en “Django Unchained” (2012)

En esta película, Leonardo DiCaprio se luce interpretando al malvado Calvin J. Candie en una escena de reunión en la que a causa de su enfado golpea una copa y se corta la mano con ella. Pues bien, te asombrará saber que ese acto no estaba previsto y que la sangre era muy muy muy real. Pero aquí el artista demuestra su talento ya que sigue fiel a su papel y consigue dar mucho más dramatismo a la interpretación.

 

  1. Heath Ledger en “El caballero oscuro” (2008)

La famosa escena de la explosión del hospital dejó al actor con un buen susto en el cuerpo. Según el guion, durante la última explosión del recinto, el actor debía subirse a un autobús. Sin embargo, la fuerza de la interpretación conllevó al personaje a quedarse jugando un rato con el detonador. Poca gracia le hizo seguir interpretando por el susto que se llevó con la última detonación en la que se ve como el personaje se sube rápidamente al vehículo para irse. ¿Era un miedo actuado o más bien real, Joker?

 

  1. Johnny Depp en “Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto” (2006)

Tal y como aseguran sus fans, el humor jamás faltará en cualquier personaje que encarne Johnny Depp. Sea divertido, serio, aburrido, aventurero, temido… siempre se percibe una chispa que invita al espectador a reírse. No podía faltar este hecho en una de las producciones de la saga por la que principalmente se le conoce. En el filme de 2006, el actor volvió a salirse del guion (como es habitual) y en la escena en la que aparece con un tarro cantando, en realidad improvisa una canción espontánea.

 

  1. Rutger Hauer en “Blade Runner” (1982)

En una dramática escena en la que el robot interpretado por Rutger Hauer està a punto de morir ante los ojos del policía que le perseguía, su espíritu humano le permite reproducir unas últimas palabras realmente profundas. Sin embargo, el discurso contiene una frase que no estaba prevista en el guion sino que fue fruto de la creatividad del actor neerlandés: “Todos esos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia”.

 

  1. Harrison Ford en “Indiana Jones: en busca del arca perdida” (1981)

El agotamiento superó al actor que interpretaba al intrépido Indiana Jones en una secuencia de una lucha con espadas supuestamente bastante larga. Pero las ganas de volver al camerino pudieron con Ford y decidió terminar lo antes posible. Así que, viéndose solamente con un látigo en la mano, prefirió recurrir al revólver para acabar con todo. Para el director fue tan ingenioso que decidió tomarlo como bueno.

 

  1. Jack Nicholson en “El Resplandor” (1980)

Justamente una de las películas que hizo más famoso al actor es la que contiene una de sus mayores improvisaciones. Cuando el loco Jack persigue a su mujer e intenta alcanzarla en el baño con un hacha, destroza la puerta y se asoma por el hueco reproduciendo una frase que la mayoría conoce: “¡Aquí está Johnny!”. Un momento, ¿Johnny? No, no fue un error de la película ya que se tomó esa escena como buena, una escena que ha hecho historia.

  1. Harrison Ford en “Star Wars. Episodio V: el imperio contraataca” (1980)

Otro diálogo improvisado que ha dejado huella aparece en el quinto capítulo de la saga de La Guerra de las Galaxias con el contrabandista (ya convertido en héroe) Han Solo. En la escena en la que besa fogosamente a la princesa Leia e inmediatamente ella le dice “Te amo”, según el guion él debía contestar un “Yo también te amo”. Sin embargo, lo que H. Ford realmente soltó fue un “Lo sé“, una respuesta espontánea que ayudó a forjar la personalidad de seguridad del personaje.

 

  1. Robert De Niro en “Taxi Driver” (1976)

En la escena protagonizada solamente por el personaje interpretado por Rober De Niro, este debía mirarse al espejo. Sin embargo, en lugar de eso siguió interpretando la escena reproduciendo reiteradamente una frase que hoy todos conocemos: “¿Are you talking to me?” (“¿Me estás hablando a mí?”).

 

  1. Roy Scheider en “Tiburón” (1975)

Uno de los primeros grandes éxitos de Steven Spielberg se caracteriza también por una improvisación en el diálogo en la escena en que Roy Scheider es sorprendido por la boca de un tiburón mientras tiraba pescado al mar. La frase que reproduce a continuación parece que forme parte de la escena, pero no, es fruto de otro intento creativo del cine: “You’re gonna need a bigger boat” (“Vas a necesitar un barco más grande”).

 

  1. Marlon Brando en “El Padrino” (1972)

Este famoso clásico del cine también nos sorprende con una pequeña improvisación. Sin embargo, esta es de las más interesantes. En la presentación del personaje en una escena clave, el gato que aparece ¡no estaba previsto! El actor se agenció uno que pasaba por ahí y el director no quiso interrumpir la inspiración que le surgía a Marlon Brando en ese momento. Dejó que el arte trabajara por sí solo y el animal ahí se quedó.

 

Los peores besos de película

Los peores besos de película

¡Feliz Día Internacional del Beso! Hay que celebrar uno de los hechos más bonitos entre dos personas que se quieren. Pero en Buaala vamos a hacerlo de forma distinta recordando algunos besos de película…

“Bésame… Bésame mucho… Como si fuera esta noche la última vez…” ♫ Muy bien ya lo sabía el cantante Luis Miguel que besar es una de las acciones con más carga sentimental en las personas y es que un beso va mucho más allá de una unión física de dos labios distintos, se trata de una unión de emociones. ¿A quién no le gusta besar? ¿Y a quién no le gusta recibir un beso? ¡Celebremos que besar existe!

Cada año, el 13 de abril se dedica a celebrar el Día Internacional del Beso. Esta fecha surgió gracias al beso más largo de la historia, otorgado a una pareja tailandesa en 2011 al ganar un certamen besándose durante 46 horas, 24 minutos y 9 segundos. Sorprendentemente, la pareja volvió a batir su segundo récord en 2013 con un beso de 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. Así pues, este maravilloso acto se conmemora anualmente este día en especial para recordar a las personas el placer y la fuerza sentimental asociadas al beso. Sin embargo, no hay que pensar solamente al beso en los labios y con la pareja, ya que no se especifica ni dónde ni a quién tiene que ser. Se trata de besos a padres, a hijos, a amigos, a abuelos, a parejas… hasta, por qué no, se puede repartir cariño a mascotas o desconocidos.

Es muy común conmemorar el Día Internacional del Beso recordando también los mejores besos de la historia, como el famoso beso entre un marinero y una enfermera al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Así mismo, en el mundo del cine, es frecuente hacer memoria de los mejores besos de película. Pero esta vez en Buaala queremos hacer algo distinto. Los besos en el cine no son siempre tan perfectos como parecen, no siempre veremos un Noah y Allie bajo la lluvia en la pantalla. Hay veces en que la pasión entre dos personajes se rompe porque entre ellos no existe física ni química, o hay pasión entre ellos pero no queda bien en la pantalla o han habido declaraciones de los actores en que confesaban su afinidad casi inexistente. ¿Quieres conocer algunos de los peores besos de película?

  1. Luna Nueva (2009)

El beso que protagoniza una de las escenas más esperadas de la segunda entrega de la saga Crepúsculo es el primer ejemplo de torpeza en la gran pantalla. Si bien se esperaba algo apasionante y con fuerza emocional (que en parte así es ya que el significado del beso de Bella es salvar la vida de su amado), el cometido no se consigue al 100% gracias a la espléndida y bienvenida fuerza (nótese la ironía) del enamorado Edward. Seguro que la interpretación de esa escena requería que el actor se metiera en un papel de desesperación, dolor y tristeza y para eso ejerciera una fuerza más intensa de lo normal pero… querido Edward, ¡tampoco hacía falta pasarse! El bello significado de la secuencia se rompe al ver la nariz de Bella aplastada en su cara, mostrando en la pantalla un beso no muy cómodo de hacer. Una imagen nada atractiva para un acto totalmente hermoso.

 

  1. Dos tontos muy tontos (1994)

“Y esa fue la ultima vez que vimos a Mary”. Eso es lo que se nos viene a la cabeza al ver la pasmosa escena en que el bobo Harry se imagina besando a la sofisticada Mary, aunque más que besarla… parece que se la coma de un bocado. La estupidez del protagonista llega hasta los límites del amor. Un salón, una chimenea encendida, un vestido azul elegante, un buen traje, dos amantes, miradas de deseo… y un beso (si es que se le puede llamar así) que estropea todo romanticismo en la pantalla. A pesar de todo, el pensamiento de Harry sobre esa escena imaginada sigue siendo la de un beso apasionante, palpitante y conmovedor; dejaremos que siga pensando así. Suerte que se trata de una comedia en todos los aspectos… al menos esto justifica tal desmadre.

 

  1. Agua para elefantes (2011)

El esperado primer beso entre Jacob y Marlena tampoco es de lo más agraciado que la gran pantalla ha dejado ver. Escondidos y a oscuras, muy cerca y en silencio, lo que el espectador se espera es un beso apasionado que le ponga la piel de gallina… y lo que en realidad se encuentra son tres o cuatro piquitos que dejan mucho que desear. Más que quererse parece que les repela besarse. Además, los contratiempos no solo son presentes delante de las cámaras sino también detrás, ya que el mismo Robert Pattinson confesó su incomodidad en el rodaje ya que estaba resfriado y su nariz no paraba de gotear. Una escena igual de fría que el agua que seguramente les daban a los elefantes.

 

 

 

  1. Wanted (2008) 

A pesar de que la gran Angelina Jolie hay sido coronada como una de las actrices más atractivas del mundo de Hollywood, parece ser que no es tan buena en todo lo que hace. Si bien destaca en ofrecer grandes interpretaciones, estas se tambalean a la hora de besar. En este thriller de acción, Angelina besa de repente y sin escrúpulos a James, un hecho que deja al joven totalmente pasmado. La sensación que se genera en un principio en el espectador es pasión, pero puede que cambie de parecer al escuchar las declaraciones del actor posteriores al rodaje. Esta vez, el romanticismo de la escena se rompe con las palabras sinceras de James McAvoy, quien encarna al protagonista Wesley Gibson, sobre su supuesto apasionado beso con Fox, interpretada por Angelina Jolie. Sin irse por las ramas, el actor calificó el beso como “incómodo, sudoroso y no muy agradable”. Se nota que la sinceridad es un punto fuerte de James.

 

  1. Harry Potter y las reliquias de la muerte (Parte 2) (2011)

Este último ejemplo pertenece a la famosa saga de películas del mago Harry Potter. Se trata de otro beso muy esperado por los fans, el beso entre Hermione y Ron. Después de muchos años de libros y películas, en la última entrega los protagonistas por fin revelan parte de lo que sienten el uno por el otro en un supuesto beso apasionado en una escena de mucha tensión. Pero lo que debería haber sido algo realmente espectacular, acaba siendo un acto más bien soso. La sensación que se lleva el espectador es un “¿tanto tiempo para esto?”. Ni física ni química, nada más se transmite en esa interpretación que un beso forzado entre dos personas que no son más que amigos.  Además, el mismo Rupert Grint confesó que fue una de las peores escenas que recuerda grabar porque se conocen con la actriz desde los nueve años y  para él fue muy surreal sentir como si estuviera besando a su propia hermana.

¿Qué te hace feliz?

¿Qué te hace feliz?

Sonríe, ¡la vita è bella!

Se pueden tener mil preocupaciones que te ronden la cabeza día tras día, pero al fin y al cabo todo converge en un objetivo común: ser feliz. Y es que la felicidad es el sentimiento más importante en el ser humano: abrazar un estado de plenitud, de satisfacción, de tranquilidad interior que te haga vivir, valga la redundancia, más feliz. Por esta razón, no podía faltar dedicar un día a celebrar que somos felices (aunque esto debería ser algo presente cada día en nuestras vidas). Así pues, con motivo del Día Internacional de la Felicidad celebrado el pasado martes 20 de marzo, un día propuesto por las Naciones Unidas en el año 2013 como reconocimiento del importante papel que la felicidad desempeña en la vida de las personas de todo el mundo, ¡en Buaala también hemos querido celebrarlo!

Sin embargo, a pesar de que la felicidad sea un sentimiento común en el ser humano, cada individuo lo experimenta de forma distinta. No a todo el mundo viajar le hace feliz, del mismo modo que no a todo el mundo le hace feliz relajarse en casa. Cada persona tiene gustos diferentes y disfruta con prácticas particulares: a unos les gusta leer, a otros el mundo del motor, a otros la fiesta, a otros estar con sus amigos y familia… ¡cada uno es feliz a su manera! Y a ti, ¿qué es lo que te hace feliz? En Buaala te traemos distintas películas que se adaptan perfectamente a cada tipo de felicidad, ¡para que así todos los buaalazers podáis disfrutar de este maravilloso día!

 

1. En un buen libro, lo mejor está entre líneas

Hay quien ama poder adentrarse cuando quiera en un mundo distinto, explorar nuevas aventuras y emocionarse con cada relato que cae en sus manos. Hay quien es feliz leyendo, que para él o ella un libro es un regalo para abrir una y otra vez. Si eres amante de la lectura, la película perfecta para ti es Pesadillas, una producción en la que un cuento va mucho más allá de la imaginación.

La historia presenta a Zach Cooper, un adolescente que se muda con su familia al pueblo pequeño de Greendale. Allí conoce a su vecina Hannah, una hermosa chica con la que entabla una fuerte amistad. Zach descubre que su nueva amiga es la hija RL Stine, autor del bestseller Pesadillas, y se percata de que la familia es muy extraña, por lo que la empieza a investigar. Así pues, el joven destapa un oscuro secreto: las monstruosas criaturas de las que Stine habla en sus cuentos son reales y este las mantiene encerradas en sus libros para proteger a los lectores del mal que puedan causar. Pero el relato no se queda aquí. La aventura realmente empieza un día en que los demonios son liberados involuntariamente. Para acabar con el desastre, Zach, Hannah, Stine y Champ (un amigo del pueblo) unen fuerzas para una misión: devolver a los monstruos a los libros donde pertenecen y salvar el mundo.

 

2. Un, dos, tres, un pasito pa’lante María…

Para algunos la esencia de la vida es sentir la música y expresarse con ella, moverse, sacar de dentro todo aquello que con palabras no puedes explicar. Para algunos la esencia de la vida es bailar. Si tu felicidad es el baile, no puedes perderte la producción de 2014 “Step Up: All in”. La película cuenta la historia de Sean Asa, uno de los miembros del revolucionario equipo de baile The Mob. Un año después de estar en la cumbre de las estrellas de la danza, llegan a Los Angeles y su suerte da un vuelco, por lo que muchos deciden darse por vencidos y volver a casa. Pero Sean desea conquistar Hollywood, así que contacta con una vieja amistad: Moose. Juntos deciden presentarse a The Vortex, un reality show televisivo en el que los mejores equipos de baile del país luchan para conseguir un contrato de tres años en uno de los principales locales de Las Vegas. Para ello forman un nuevo equipo llamado “LMTRIX” y reclutan a compañeros de gran talento, entre los cuales se encuentra la hermosa y testaruda Andie West. Así pues, los amigos unen fuerzas y dan lo mejor de sí para deslumbrar en el programa y llevarse el premio que les permitirá vivir del modo que más les gusta: bailando.

 

3. I’m singing in the rain…

Afines o no, puede que tu felicidad la expreses “Dando la nota”. Del mismo modo se titula el filme de 2012, perfecto para ti si lo que te hace feliz es ¡cantar! Esta vez se cuenta la historia de Beca, una joven universitaria autosuficiente, estirada y sin muchos amigos a la que obligan a integrarse en un grupo de canto formado por chicas. Este grupo constituye un conjunto de armonía vocal perfecta y Beca tiene que encontrar su lugar en él. Cuando por fin deja de lado sus ganas de estar sola y consigue integrarse, se despierta en ella el deseo de hacer algo diferente con sus nuevas amigas: romper los esquemas del estilo anticuado que practican y entonar melodías más populares y llenas de su propia personalidad. La ficción muestra toda una aventura musical con los éxitos más actuales con los que no podrás evitar cantar. ¿Te unes al equipo?

 

4. ¡Que empiece el juego!

A pesar de que los años pasen y el cuerpo cambie, todos llevamos un niño dentro. Algunos atrevidos lo sacan más, otros más serios lo sacan menos… pero al fin y al cabo, a todo el mundo le gusta en algún momento evadirse de las responsabilidades y pasarlo bien como un niño. Por esta razón, hay quién muestra su felicidad jugando. ¿Cuánto hace que no te pasas horas en el Monopoly? ¿Y cuánto hace que no saltas de alegría al ganar a las cartas? Si recuperar tu infancia es tu felicidad, la película perfecta para ti es Jumanji”. Este clásico de 1996, cuenta la historia de Alan Parrish, un joven que encuentra un juego misterioso (Jumanji) y en el que queda atrapado tras empezar una partida con su amiga Sarah. 25 años más tarde, una nueva familia se traslada a la antigua vivienda de los Parrish, cuyos hijos adolescentes, Judy y Peter, encuentran el juego. Al seguir con la partida ya empezada años atrás, los hermanos rescatan al antiguo prisionero (ya mayor) y descubren que se trata de un juego mágico ambientado en la selva. Estampidas, un cazador furtivo, un león, cocodrilos, enredaderas, plantas carnívoras y muchos más elementos selváticos aparecen en la vida real por arte de magia poniendo en peligro a los jugadores. Así pues, lo que parecía un juego divertido se acaba convirtiendo en una aventura aterradora que solo pueden terminar de una forma: acabando la partida.

 

5. Get your kicks, on Route 66…

Quedarte en casa… relajarte en el sofá… descansar en la cama… desconectar en la terraza o el jardín… ¿No? ¿Aburrido? Parece ser que eres un/a aventurero/a al que le gusta pisar cualquier sitio menos su casa, ¿verdad? Si tu verdadera pasión en la vida es conocer nuevos lugares, si tu felicidad es viajar, tu película perfecta para este día es “Viaje al centro de la Tierra”. Este emocionante filme relata la aventura del científico Trevor, su sobrino Sean y la guía local Hannah. Durante una expedición en Islandia, el equipo queda atrapado por accidente en una cueva y solamente puede escapar emprendiendo un viaje adentrándose en las entrañas de la Tierra. Durante su emocionante intento de salir a la superficie, los compañeros descubrirán mundos nunca vistos y se enfrentarán a criaturas surrealistas (como plantas devoradoras de hombres, pirañas voladoras, pájaros que brillan y dinosaurios) y a una peligros actividad volcánica.

 

6. Y yo que solo entraba a mirar…

Sentir toda la fuerza de tu cuerpo en cada paso que das… tus brazos se agotan, tus piernas no pueden más… te cansas, pero tu pasión te hace resistir y aguantar hasta el final. ¿Gimnasio? No, ¡compras! Para algunos ir de shopping es su mejor forma de divertirse. Aunque no siempre implica el consumo para los apasionados de la moda. Si este mundo es el que te hace feliz y quieres reírte un poco con él, el filme idóneo para ti es Zoolander. Como ya comentamos en el anterior post “Buaala está de moda”, el protagonista es un modelo, el más cotizado del momento y coronado tres veces como “top-model” del año, que por primera vez es destronado por un modelo más joven y atractivo. Afectado por la derrota, Zoolander decide retirarse del mundo de la moda, pero no tarda mucho en cambiar de opinión para convertirse en la nueva estrella del diseñador Jacobim Mugatu. Sin embargo, el modisto esconde un oscuro secreto: lo que en realidad busca del modelo es engañarlo para que asesine al primer ministro de Malasia por haber amenazado los intereses del consorcio de la moda.

 

7. Preparados… listos… ¡ya!

Sentir la velocidad y el viento en tu piel, que te suba la adrenalina o bien dedicar tiempo a diseñar y hacer restauraciones para tener creaciones propias y originales. Si compartes todas estas sensaciones, es que tu felicidad es el mundo del motor, ¿verdad? Si es así y deseas disfrutar con una buena película, no te puedes perder la saga Fast and furious. Se trata de un conjunto de 8 secuelas producidas hasta ahora (pero tranquil@, ¡se avecinan algunas más!) llenas de acción y basadas en el mundo de las carreras de coches ilegales. La historia empieza con el filme de 2001, protagonizado por Brian, un policía que se infiltra en la banda de Dominic Toretto, un conductor de carreras ilegales que consigue numerosas sumas de dinero con sus victorias. El objetivo de Brian es ganarse la confianza de su nuevo amigo para poder investigar a sospechosos y encontrar a una misteriosa banda de delincuentes que roba camiones en marcha desde vehículos deportivos. Pero la situación da un vuelco cuando el policía se enamora de la hermana de su nuevo camarada. Una subida de adrenalina asegurada.

 

8. Lo que pasa en la fiesta, se queda en la fiesta.

Para los que preferís el mundo de la noche, para lo que os va la marcha, para los que os sentís los reyes del mundo en la pista de baile… ¡para los que su felicidad es la fiesta! Como también se comentó en el anterior post del blog de Buaala, Kit de supervivencia estudiantil para enfrentarte a los exámenes”, los apasionados de la juerga no podéis perderos el desmadre de “Project X”. Esta producción cuenta la historia de tres amigos de instituto no muy populares, Thomas, Costa y JB, que deciden montar un fiestón para celebrar que Thomas cumple los 18. Pero sus elevadas expectativas de una noche inolvidable hacen que la cosa se les vaya de las manos. Más de 500 invitados, un castillo hinchable, un perro volando, un enano en el horno y un coche en la piscina son algunas de las escenas que protagonizan una noche muy difícil de olvidar.

 

9. 3.. 2… 1… ¡Rodando!

Menudo planazo es quedarse en casa viendo una película y comiendo palomitas (¿dulces o saladas?). Sea solo/a o acompañado/a, hay quien su felicidad se basa en el momento tranquilo pero emocionante de una buena serie o película (y Buaala para disfrutar todavía más, por supuesto). Aunque hay quien además de ver estas obras de arte también le encanta crearlas. Sea como sea, si eres un apasionado del mundo del cine, tu película perfecta para este día es Super 8. Este filme ambientado en los años setenta, cuenta la historia de cuatro amigos (Joe, Charles, Cary y Alice) que deciden grabar con su cámara Súper 8 una película amateur de zombis. Durante el rodaje, presencian el descarrilamiento de un tren del ejército estadounidense al chocar con un coche que se salta la barrera de seguridad. Pero no todo se queda en un simple accidente. De la mercancía del tren se escapa una extraña fuerza alienígena que el ejército mantenía en secreto. Misteriosos acontecimientos, como desapariciones y muertes, suceden desde entonces y los cuatro amigos, los únicos conocedores de la amenaza, intentaran acabar con ella.

San Valentín: más allá del amor

San Valentín: más allá del amor

Un año más, aparece en el calendario el famoso 14 de febrero. Uno de los días más esperados para muchos (y más odiado para otros) ya que hoy el mundo entero celebra ¡que está enamorado! Citas, paseos a la luz de las estrellas, risas, besos apasionados, muestras de cariño, abrazos, miraditas, cenas a la luz de las velas… el amor se huele por todas partes. Y es que San Valentín es un día para recordar todos los momentos vividos con la persona de quien te has enamorado y demostrar, como cada día, lo mucho que la quieres. ¡Qué bonito! ¿Verdad? Cajas de bombones, ramos de flores, desayunos sorpresa, un “te amo” al despertar, una visita inesperada, una cena romántica, un beso robado, una noche loca… ¡Pero cuánta película!

Por supuesto que existe ese San Valentín lleno de detalles que lo convierten en el día más especial del año, pero dejémonos de estereotipos y pongamos los pies en el suelo. Este día va mucho más allá del perfil del “loco enamorado”. ¿Por qué pensar solamente en él? Claro que tiene protagonismo, hoy es su día, pero vamos a ser realistas: ¿A quién no le han dejado el día de San Valentín? ¿Quién no se ha atrevido a decirle a su chico o chica que la ama? ¿A quién no le ha pasado que, como cada año, se encarga de comprar un maravilloso detalle romántico y luego no recibe nada? Solidaricémonos un poco y reconozcamos que San Valentín puede no ser el mejor día del año… ¿Te apuntas?

Así pues, hoy, en Buaala, no vamos a inspirarte con las típicas películas donde el amor siempre triunfa y las parejas “fueron felices y comieron perdices”. Mejor, vamos a dar un paso más y a repasar las diferentes situaciones que nos podemos encontrar en un día como este y seguramente descubras las mejores películas adaptadas a cada uno de vosotros.

¡Feliz San Valentín buaalazers!

 

1. El/la pagafantas

Puede que hoy todavía no corras la suerte de estar con la persona que te gusta, pero reconoces que estás locamente enganchado a es@ chic@ tan guap@ con quien parece que no vas a tener ninguna posibilidad. ¡Pero no te rindas! Como tampoco lo hace Emilio en Fuga de Cerebros (2009)”. Esta producción española relata los grandes esfuerzos de un chico tímido, y mediocre en los estudios, por conquistar a la chica más guapa y lista de la clase y de la que lleva enamorado toda su vida, su compañera Natalia. Cuando finalmente coge coraje y decide declararse, ella le anuncia que le han concedido una beca de estudios y se marcha a la universidad de Oxford. Pero cuando te rompen el corazón, ahí están los amigos, para convencerte de que falsifiques becas y diplomas y te vayas a Inglaterra para conquistar a la chica de tus sueños. Así pues, los cinco colegas toman una loca decisión que les hará vivir una aventura llena de comedia y, como no, amor.

 

2. El/la derechos

El romanticismo no solo implica tranquilidad, sino también fogosidad. Puede que entre la persona que te gusta y tú se perciban las chispas que saltan como señales de humo a lo lejos, pero todo se resuma solamente en ganas y no en tener una relación. Hay quien prefiere mantener una bonita amistad y a su vez aprovechar la atracción física para consumar la pasión. Vamos… lo que popularmente se conoce como “amigos con derechos” con su lema “no te ates y disfruta”. Lo mismo les sucede a Dylan y Jamie en Con Derecho a Roce (2011)”. Se trata de una pareja de buenos amigos, ambos atractivos, con éxito profesional y viviendo en Nueva York, que están quemados de tantos fracasos amorosos. Dejándose llevar por la diversión, deciden explorar un nuevo territorio y empezar un experimento basado en una relación estrictamente sexual, pero sin ir más allá de su amistad. Naturalmente, su aventura no les trae más que complicaciones que deben afrontar y, con todo, descubrir si son capaces de mantener esta lujosa soltería o si la vida les enseñará que de la amistad al amor solo hay un paso.

 

3. El/la yogurín/a

Rompiendo con los esquemas sociales, hay que reconocer que el amor no conoce límites. Del mismo modo que muchos fantasean con amores platónicos con mucha diferencia de edad, normalmente personajes célebres, hay otros que realmente conocen el amor en personas con muchas más primaveras vividas. Este sentimiento no suele ser frecuente pero no significa que no sea igual de fuerte y pasional. ¿Cuánto le cuesta entender a la sociedad que la edad es tan solo un número? Así pues, puede que seas como Niki, la protagonista de Perdona si te llamo amor (2014), una estudiante de 17 años que se enamora de Álex, un atractivo e inteligente ejecutivo de éxito y con 37 años de edad. Cuando la vida de Álex comienza a desmoronarse después de que le rompan el corazón, tropieza con la joven en un pequeño accidente de tráfico. ¿Casualidad o destino? Las chispas y el amor nacen entre ellos y su vida da un giro total. Con todo, entre tanta aventura, pasión y deseo, se inicia el debate moral sobre hacer caso a la razón o al corazón.

 

4. El/la casad@

El “love is in the air” se ha sentido muchas veces. Sin embargo, puede que para ti haya llegado el día en que definitivamente decides aferrarte a la experiencia del amor y no buscar más. ¿Siguiente paso? ¡Hacerlo oficial! ¿Y qué hay mejor para oficializarlo que presentar a los queridos consuegros? Aunque no siempre es una buena idea, así como le sucede a Greg en “Los padres de él (2004). Cuatro años después de ganarse la confianza de Jack, el padre de su novia, antes de casarse, la pareja decide presentar a los futuros consuegros pasando un fin de semana juntos. Pero las complicaciones en esta comedia surgen cuando se conocen las diferencias entre los dos matrimonios. Mientras que a la novia la criaron un abogado y una médica, los padres de Greg son demasiado liberales: él, un cuidador de la casa, y ella, una terapeuta sexual de la tercera edad.

 

5. El/la liberal

Puede que tu vida ya haya conocido el amor y todavía lo estés compartiendo con alguien. Pero también es posible que la llama de la pasión haya parecido apagarse entre vosotros… ¡S.O.S, hay que hacer algo! Tal vez prefieras el modo convencional y romántico de ir en busca de la mecha que la vuelva a encender, o tal vez prefieras adoptar una mente abierta y anticonvencionalista y tomar un camino más “liberal”. En otras palabras, firmar un acuerdo con tu pareja y ambos tener encuentros con otras personas para satisfacer esa necesidad sexual. Lo que comúnmente se conoce como “carta blanca”, precisamente la experiencia que viven los colegas Rick y Fred en la comedia estadounidense Carta Blanca (2011)”. Se trata de dos hombres casados que aman a sus esposas, pero con el tiempo no pueden evitar tener ojos de deseo para otras mujeres. Para revitalizar su matrimonio, sus esposas deciden darles una semana de libertad para hacer lo que quieran, sin preguntas. La propuesta parece un sueño para los dos amigos, quienes aceptan sin dudar. Pero igual que puede sucederte a ti, en ellos nace el debate moral sobre si realmente necesitan esta oportunidad o su corazón sigue siendo solamente fiel a su pareja.

6. El/la filofóbic@

No todo el mundo entiende el amor de la misma forma. Para algunos el enamorarse no es santo de su devoción y prefieren disfrutar de su soltería. Puede que te identifiques con este perfil y prefieras tener encuentros con diferentes personas sin tener ataduras sentimentales. Se trata de un estilo de vida en el que hay que tener cuidado, pues si no se controla bien se puede herir a otras personas y de regalo tener una buena venganza. ¡El Karma no tiene menú, te sirve lo que te mereces! El ejemplo perfecto es Mark, un hombre mujeriego que juega a tres bandas en la comedia “No hay dos sin tres (2014). La aventura del protagonista se acaba cuando su novia Carly, una abogada neoyorquina, se entera de que está casado con Kate, una fiel ama de casa. Pero en lugar de descargar su furia la una contra la otra, ambas descubren que tienen mucho en común y deciden unirse para vengarse de Mark. Además, al equipo de amigas se une una tercera amante, la joven y atractiva Amber, y entre las tres deciden idear un plan para demostrar que con las mujeres no se juega.

 

7. El/la juguetón/a

Desenfreno, erotismo, ardor, sensualidad, frenesí… El amor también contempla la atracción carnal hacia otra persona. Puede que tu forma de amar se centre mucho más en ese aspecto que en lo puramente tierno. ¿Qué hay de malo en querer pasarlo bien? Pero para algunos, su forma de “jugar” no tiene límites. Si eres de las personas a las que les gusta experimentar con el erotismo y la pasión, te identificarás completamente con el apuesto ejecutivo multimillonario Christian Grey en el éxito “50 sombras de Grey (2015)”. Acostumbrado a rechazar el amor, su vida esconde unas costumbres sexuales no convencionales: se dedica a mantener un vínculo por contrato con mujeres que aceptan ser sus sumisas. Pero esta erótica rutina se rompe con la llegada de la joven Anastasia Steele y, lo que empieza como una entrevista al empresario, acaba adentrando a la chica en su juego de seducción. La experiencia abre a Ana un mundo de nuevas posibilidades que la alejan de su completa inocencia, pero ella no es la única víctima de cambios, ya que algo especial en esa chica despierta en Christian un sentimiento muerto hasta entonces. ¿Es amor?

 

8. El/la despechad@

El amor está en todas partes, pero no nos olvidemos que por desgracia también existen el desamor y las rupturas. Pero no se trata de enfatizar la triste ruptura de un corazón, sino de presentar la figura de esa persona despechada cuya medicina es un acto de completa locura para volver a sonreír. ¿Eres una de ellas? Entonces te interesará conocer la historia de la atractiva agente de bolsa llamada Joy en “Algo pasa en Las Vegas (2008). Después de que su novio la dejara plantada y le rompiera el corazón, la joven decide irse a Las Vegas con una amiga para ahogar las penas. Allí conoce a Jack, un juerguista al que su padre le acaba de despedir de su propia empresa. La loca experiencia que describe el famoso “lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas” también es vivida por los protagonistas en una noche en la que sucede lo menos esperado, ya que al despertar los compañeros se encuentran con la sorpresa de haberse casado durante una velada de puro descontrol. Mientras discuten sobre el tema a la mañana siguiente, Jack gana un jackpot de 3 millones de dólares en el casino jugando con una moneda de Joy. A partir de entonces, ambos lucharán para quedarse con el dinero aunque… ¿aparecerá el amor por el camino?

 

9. El/la inocente

¿El amor no te llega? ¿Buscas a tu princesa o príncipe azul? ¿Tus citas no tienen éxito? ¿No se te da bien ligar? Puede que necesites el mismo empujón de ayuda que Abby en La Cruda Realidad (2009). Se relata la historia de una joven productora de televisión que todavía sigue esperando al hombre perfecto. Con un largo historial de fracasos amorosos, su soltería ha durado hasta el punto de pensar que no está capacitada para el amor. Por una caída de audiencia, la cadena le obliga a formar equipo con Mike, un presentador que pretende explicar qué diferencia tanto a los hombres y a las mujeres. Cuando la pareja se conoce y Mike descubre el defecto de Abby, decide ayudarla asesorándola en sus citas y esta se guía por sus consejos de mente masculina para dar los pasos correctos. Sin embargo, la teoría de seducción de Mike hacen que la chica pase por una serie de sonrojantes pruebas y así poder demostrar, a su vez, sus teorías sobre las relaciones entre hombres y mujeres.

 

10. El/la loc@ enamorad@

Y no podíamos olvidar de presentar el perfil más abundante del día de San Valentín, el romántico empedernido que haría cualquier cosa por la persona que ama y conquistar su corazón. ¿Hasta dónde eres capaz de llegar para demostrar lo fuertes que son tus sentimientos? A esto podría responder Tristán en el famoso filme de fantasía Stardust (2007). Se trata de un joven romántico completamente enamorado de la bella Victoria. Ambos adolescentes viven en un pequeño pueblo inglés que limita con un territorio mágico en el que un día ven caer una estrella. Para poner a prueba sus sentimientos y ganarse el corazón de la joven, Tristán emprende un viaje en busca de esa estrella y entregársela a Victoria. Sin embargo, al encontrarla descubre que el astro se ha convertido en la preciosa Yvaine, aunque eso no cambia sus planes, le entregará a la chica. A partir de entonces, el viaje de vuelta se complica puesto que otros seres malvados también desean a la muchacha. Así pues, la aventura adentrará al joven en una lucha y además le hará abrir los ojos y percatarse de a quién pertenece realmente su corazón.

¡Buaala está de moda!

¡Buaala está de moda!

Zapatos, vestidos, trajes, abrigos, luces, nervios… ¡Y a desfilar! Estos días los grandes diseñadores se reúnen en la Mercedes-Benz Fashion Week de Madrid. Pedro del Hierro, Desigual, Moisés Nieto, Leandro Cano y muchos más presentan al público expectante sus últimas novedades en moda en diferentes espectáculos que llenan este gran evento. Se trata de la 67ª edición de la pasarela madrileña que se ha calificado como la más novedosa. ¿Te la vas a perder?

Para ir calentando motores (si todavía no has asistido) o continuar con la diversión (si ya lo has hecho) hoy, en Buaala, te inspiramos y recordamos aquellos éxitos cinematográficos en los que lo fashion toma el papel protagonista de la trama. Prepárate y ponte guap@, buaalazer. ¡Tienes una cita con la moda!

 

1. El diablo viste de Prada (2006)

Sacada de la novela de Lauren Weisberger, en esta entrega estadounidense se enseñan todas las cartas del mundo de la moda, tanto el lado del éxito como el lado de los sacrificios. Runaway es la revista de moda más prestigiosa de Nueva York y del resto del mundo. Está dirigida por la poderosa Miranda Priestly (Meryl Streep), quien toma un papel muy importante en esta historia. Pero quien la protagoniza es Andy Sachs (Anne Hathaway), una chica recientemente graduada que se convierte en la nueva ayudante de Miranda después de la muchas que no han dado el nivel. A pesar de que su imagen desaliñada destaque entre el resto de guapísimas periodistas que trabajan en la redacción, Miranda ve en ella una iniciativa, determinación e insistencia que la convencen. Sin embargo, Andy entiende que va a necesitar más que eso para triunfar en el negocio y demostrar que es la ayudante perfecta. Así pues, el objetivo de la joven será esforzarse al máximo para cambiar la imagen que su jefa tiene de ella. Pero con el tiempo se dará cuenta de que el mundo de la moda es tan fabuloso como solitario y que el éxito de Miranda ha supuesto muchos sacrificios personales. Es aquí cuando Andy debe decidir sobre qué le pesa más: conservar a aquellos que la quieren o triunfar.

 

2. 27 vestidos (2008)

Esta vez, la moda será el empuje para la superación al problema de la protagonista. Se trata de Jane (Katherine Heigl), una mujer idealista, romántica y completamente desinteresada cuya vida se resume en los 27 vestidos que tiene en su armario, cada uno de ellos para hacer de dama de honor en diferentes bodas a las que ha asistido. Sin embargo, a pesar de que le encante acudir a ellas y ayudar a la novia en su día especial, anhela que llegue también su final feliz. Por esta razón, enamorada de su jefe, no acepta muy bien que este se quiera casar con su hermana pequeña Tess sabiendo que ella no ha sido sincera con él sobre su vida y que el hombre de sus sueños se va a casar con una persona a la que no conoce. A la profunda reflexión interviene Kevin, un reportero que ve la adicción a las bodas de Jane como la gran noticia que le ayudará en su trabajo.  El avance de la historia hará reflexionar a Jane sobre su papel de “segundona” y si debe dejar las cosas como están o empezar a decir lo que piensa y tomar el control de su vida.

 

3. Zoolander (2001)

¡No podía faltar la comedia en la pasarela! Con Zoolander, “ir a la última” está asegurado. Derek Zoolander (Ben Stiller) es el modelo más cotizado de los últimos años, conocido por su famosa pose ante la cámara de poner morros. Después de tres coronaciones seguidas como “top-model” del año, pierde su cuarta corona ante un nuevo modelo muy joven, motivo por el cual decide retirarse. Afectado por la derrota, no es muy difícil de convencer para que se convierta en la nueva estrella de la línea de ropa del diseñador Jacobim Mugatu. Sin embargo, no todo es tan bonito como parece. A Mugatu se le ha encargado la tarea de eliminar al primer ministro de Malasia ya que sus reformas laborales amenazan a los intereses del consorcio de la moda. Por esta razón, el diseñador idea el plan de trabajar con Zoolander para que este sea quien cometa el asesinato. ¿Lo hará o lo evitará?

 

4. Yves Saint Laurent (2014)

Como película sobre moda no podía faltar una biografía llevada a la gran pantalla. Como menciona el título, se relata la vida del gran diseñador de moda francés Yves Saint Laurent desde una perspectiva sobre su duro recorrido hacia el éxito. Partiendo del día en el que, con apenas 21 años, presenta su colección de alta costura en la gran casa de la moda fundada por Christian Dior; pasando por conocer a su nuevo socio y amor de su vida, Pierre Bergé; y finalmente creando con esfuerzo la empresa YSL que se convierte en una de las marcas más famosas de la moda y el lujo. Las imágenes nos muestran la emocionante historia que se esconde detrás de los bolsos, las colonias, las chaquetas y las joyas que vemos en los escaparates de las tiendas más prestigiosas.

 

5. El becario (2015)

El mundo empresarial de la moda vuelve a ser el escenario de esta comedia dramática. Ben Whittaker (Robert De Niro) es un viudo de 70 años al que no le gusta tanto la jubilación como lo parece ser en un principio. Como parte de un programa laboral, un exitoso negocio online dedicado a la moda le ofrece la oportunidad de volver a trabajar como becario de la empresa. Con ganas de volver al mundo laboral, Ben acepta, pero la idea no le sienta muy bien a la fundadora y directora del centro Jules Ostin (Anne Hathaway), protagonista también de esta historia, que se ve obligada a aceptar a regañadientes. Sin embargo, con el tiempo la fuerte amistad nace entre ellos y Ben se convertirá en alguien indispensable para Jules, no solo a nivel profesional, sino también a nivel personal cuando la joven atraviese un fuerte bache en la empresa.

 

6. Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel (2009)

Otra vez, presentamos una biografía de otra de las grandes estrellas del mundo de la moda: Coco Chanel. En este caso, la historia no es tan directa sobre el recorrido de la diseñadora hacia el éxito, sino que se hace especial hincapié en su pasado y su forma de ver la vida, factores que la condujeron a ser quien fue. Empezando su vida en un orfanato, trabajando en un bar provincial, ejerciendo como costurera para actores y como cantante, de donde se gana el apodo de “Coco”, y adentrándose en la alta sociedad francesa por una relación amorosa con el barón Balsan. Todo este recorrido la lleva finalmente a poder desarrollar su talento: diseñar sombreros. Con el tiempo el negocio de la joven prospera cuando el hombre de negocios Boy Capel, de quien ella se enamora, confía en sus capacidades y, fruto del esfuerzo que sigue contando el relato, Coco consigue alcanzar la fama que todavía conserva hoy como gran diseñadora de moda. Además, de su personalidad destaca su rebeldía ante la sociedad del momento ya que consideraba que las convenciones de su época eran opresivas. Por esta razón, plasma su ideología en su talento y se convierte en un icono intemporal de éxito, libertad y estilo.

 

7. Desayuno con diamantes (1961)

Aunque pasen los años, hay éxitos que ni se olvidan ni dejan de encantar. La famosa Audrey Hepburn interpreta a Holly Golightly en esta historia basada en la novela de Truman Capote. Holly es una joven y bella neoyorquina aspirante a actriz. Se caracteriza principalmente por su comportamiento extravagante pues tiene la costumbre de desayunar frente a la joyería Tiffany & Co. El estilo se plasma a la perfección en este personaje pues los múltiples looks que presenta en las diferentes escenas muestran a una auténtica enamorada de la moda y la belleza. Pero el verdadero tema en la obra es el amor. Un día la joven conoce a su nuevo vecino Paul, un escritor mantenido por una mujer madura. A pesar de las experiencias que viven y los sentimientos de Holly, la ambición de la chica hace que se comprometa con José, un político brasileño millonario. Pero el tiempo hará reflexionar si realmente desea lo que le dice su cabeza o lo  que siente su corazón.