¿Quieres divertirte antes de tus vacaciones? Te proponemos ocho películas para que no puedas parar de reír o… ¿Quién sabe…? Tal vez para que puedas prevenirte en caso de que llegue a sucederte alguna de las graciosas experiencias.

1. Doce fuera de casa (2005)

 

Después del gran éxito “Doce en casa”, el cómico Tom Baker (Steve Matin) vuelve a la gran pantalla junto a su esposa y sus doce hijos para seguir con el desmadre que tanto caracteriza a su familia. Esta vez, sus hijos han crecido y algunos ya empiezan a hacer su propia vida. Sintiendo la típica nostalgia paterna de la época en que sus hijos vivían en casa, Tom decide reunirlos a todos en unas últimas vacaciones juntos en una casa del lago Winnetka (Wisconsin) donde solían ir todos los veranos. Lo que parecen ser unas vacaciones tranquilas acaban llenas de golpes, caídas, torpezas y bromas que harán que el espectador se ría hasta saltar del sillón. Pero la trama no se queda aquí. Tom descubre que su viejo rival, Jimmy Murtaugh, está pasando unos días con su familia (también numerosa) en la otra orilla del lago. Tras un encuentro que acaba en desafío, ambos padres convencen a sus familias y se presentan a un campeonato de varias pruebas que hacen que la historia sea mucho más interesante y divertida. A pesar de tanto odio y rivalidad, finalmente las familias se unen y los viejos enemigos se ven obligados a apartar sus diferencias enseñando, así, que la unión de la familia hace la fuerza.

2. Juntos y revueltos (2014)

 

Tras una desastrosa cita a ciegas, los padres solteros Lauren (Drew Barrymore) y Jim (Adam Sandler) deciden no volverse a ver jamás. Días después, ambos deciden contratar, cada uno por su parte, unas idílicas vacaciones familiares junto a sus dos hijos (en el caso de Lauren) y sus tres hijas (en el caso de Jim) y alojarse en un magnífico resort africano dedicado a los safaris. Sin embargo, su sorpresa es máxima cuando, al llegar al hotel, las dos familias se ven obligadas a compartir una lujosa suite durante una semana. Lo que empiezan siendo unas vacaciones horribles, acaban llenas de escenas divertidas entre las cuales se encuentran un rodeo de avestruces, safaris y un vuelo en paracaídas con final inesperado. La cómica experiencia va uniendo cada vez más a las familias y deja ver que, al parecer, la pareja estaba destinada a soportarse después de todo.

 

 

 

3. Vacaciones (2015)

 

Rusty Griswold (Ed Helms) es el padre de una familia desequilibrada. Con el fin de fortalecer los lazos familiares y recuperar la unión que tenían en un principio, Rusty decide organizar unas vacaciones y repetir el viaje que hizo cuando él era pequeño. Así pues, junto a su esposa Debbie y sus dos hijos Jack y Kevin, los Griswold parten a la aventura para cruzar el país montados en un Tartan Prancer que les causará divertidos contratiempos. El objetivo del trayecto es llegar al parque de atracciones Walley World. Sin embargo, no todo sale como Rusty había planeado ya que son muchos los percances con los

que se encuentran tanto en el recorrido como en el parque temático. Tanto el diálogo como las escenas están llenas de buena comedia, hasta el punto que encontramos secuencias en que la familia se baña en aguas residuales pensando que se trata de aguas termales. A pesar de tanto desmadre, al fin y al cabo, los objetivos del padre llegan a cumplirse y, con todo, los miembros logran recordar el valor de una familia unida.

4. ¡Vaya vacaciones! (2006)

 

Bob Munro (Robin Williams) es un padre de familia y un ejecutivo agobiado por su ajetreado ritmo de vida laboral. Finalmente, decide cumplir la promesa que lleva haciendo durante años y organiza unas vacaciones familiares en Hawaii para disfrutar de su mujer y sus dos hijos. Sin embargo, cuando todo está ya planeado, su jefe le convoca en una reunión en Colorado en la que no puede faltar. Preocupado por decepcionar una vez más a su familia, Bob cambia el viaje y alquila una caravana para coger carretera hasta las Montañas Rocosas de Colorado, ocultando a sus seres queridos el verdadero propósito del trayecto de asistir a la reunión. La familia, en un principio enfadada por haber anulado un viaje lujoso y espectacular, vive una cómica aventura llena de sucesos principalmente causados por el transporte peculiar en el que viajan. Un mapache en el horno, unos locos conocidos o el intento fallido de vaciar sin problema el depósito del wc de la caravana son algunas de las tronchantes escenas que recoge el viaje que, después de todo, hará valorar a Bob lo importante que es su familia y todo lo que han hecho por él.

5. Somos los Miller (2013)

 

David Burke (Jason Sudeikis) es un traficante de marihuana no muy bueno al que un día le roban todo el dinero y el material. Su abastecedor, Brad, a quien consecuentemente le debe mucho, le da otra oportunidad. Para ello ordena a David convertirse en contrabandista de drogas para traerle un gran cargamento desde México. Sin más remedio que aceptar el trato, David busca la forma de pasar desapercibido en su arriesgada misión y decide crear una familia ficticia para fingir que se ha ido de vacaciones con ella, ya que intuye que de una familia nadie podrá sospechar. Así pues, reúne a una stripper (Jennifer Aniston) para ser su esposa y a un joven virgen (Will Poulter) y una adolescente problemática (Emma Roberts) para ser sus hijos. Montados en una enorme y reluciente caravana y haciéndose llamar “los Miller”, los cuatro personajes parten rumbo al sur de la frontera para pasar supuestamente un fin de semana del 4 de julio. Como se prevé, esas vacaciones estarán llenas de contratiempos que engancharán al espectador en un intento de los Miller por parecer una familia normal a pesar de sus particularidades que, aun así, les llevará a valorarse y quererse como una familia de verdad.

6. Niños grandes (2010)

 

Esta vez son cinco padres los protagonistas de esta divertida historia. Se trata de cinco amigos y ex-compañeros de baloncesto que se reencuentran 30 años después al asistir al funeral del entrenador que tuvieron en su infancia. En honor a él, los amigos deciden irse de vacaciones un fin de semana a la casa del lago en la que celebraron su campeonato años atrás y rememorar la experiencia. Pero esta vez los protagonistas han crecido y cada uno ha hecho su vida, de modo que los que se han emparejado o han formado una familia la traen consigo. Es precisamente este cambio el que hace que la experiencia se convierta en una total comedia repleta de escenas divertidas, todo en un intento de los padres por que sus hijos vivan las aventuras que ellos disfrutaron cuando eran pequeños, lejos de los móviles y la tecnología. Además, las mujeres también presentan un gran papel ya que logran divertir al espectador con su rol de madre y mujer joven. Pero la risa no se queda aquí, las ganas de revivir esos momentos sirven a los cinco amigos para darse cuenta de que, a pesar de haber crecido, siguen llevando un niño dentro.

7. Sígueme el rollo (2011)

 

Siguiendo la línea de la familia fingida, el cirujano plástico Danny Maccabee (Adam Sandler) convence a su leal asistenta Katherine (Jennifer Aniston) para que ella y sus dos hijos finjan ser su familia y ella su esposa con la que se va a divorciar. ¿Su objetivo? Cubrir la mentira que le ha contado a Palmer, una maestra de escuela mucho más joven que él con la que mantiene un romance. Una mentira lleva a la otra y las circunstancias hacen que la familia, Palmer y un amigo de Danny acaben viajando juntos a Hawaii. Su estancia en la isla paradisíaca se llena de anécdotas que acaban en comedia para hacer reír al espectador a carcajadas con el intento del protagonista por mantener la mentira en secreto de su amada. El valor de la familia vuelve a reflejarse en esta aventura y puede que Danny no solo engañe a los demás, sino que a lo mejor también se esté engañando a sí mismo.

 

 

8. Las vacaciones europeas de una chiflada familia americana (1985)

 

A pesar de los muchos estrenos que llegan cada vez a la gran pantalla, una comedia basada en unas vacaciones de verano no es una novedad. Hace 32 años ya se presentó esta exitosa película protagonizada por los Griswald, una familia emocionada por pasar dos semanas recorriendo Europa como premio de lujo por haber ganado un concurso en un programa de televisión. Durante su trayecto, el matrimonio Clark y Ellen y sus dos hijos adolescentes Rusty y Audrey visitan varios países como Francia, Italia, el Reino Unido y Alemania, lugares en los cuales viven experiencias totalmente inesperadas. Así pues, la familia pretende divertir al espectador con los problemas de Clark de conducir por la izquierda, la persecución de unos bailarines enfurecidos en un tren alemán o el secuestro de Ellen por unos ladrones a los que han ayudado en un golpe de forma inconsciente. Sin embargo, igual que la mayoría de películas familiares, otra vez se reitera con la moraleja de que la familia siempre debe permanecer unida.

Con todo, se observa que lo que buscan las producciones en general es hacer reír al público con las desdichas que les suceden a los personajes. Además, varias presentan una causa común: un padre de familia con alguna necesidad particular que arrastra consigo a su familia y entre todos protagonizan varias escenas de comedia. Sin embargo, en la mayoría de estos éxitos, detrás de la aparente diversión se esconde una enseñanza principal y muy importante para el espectador: aprender a valorar a la familia y la suerte de tener una a nuestro lado a pesar de los dolores de cabeza que puntualmente puedan causar.