Se acaba el mes de junio y ¡tus vacaciones están a la vuelta de la esquina! . Sí, exacto, esa semanita o quincena que llevas todo el año esperando con ansia. Tienes ganas de disfrutar, relajarte, desconectar de toda la presión que te absorbe cada día. Quieres echarte en la arena sin que haya nadie que te mande hacer algo, sintiendo que tus obligaciones diarias quedan apartadas durante un tiempo. Y lo más importante, sientes que todo tu esfuerzo merece unas vacaciones muy bien recompensadas. ¿Y qué hay mejor para merecerse que un buen viaje? Sea playa o montaña, visitar otros lugares es la mejor forma para desatarse de la rutina, ya que quedarse en casa es, de algún modo, permanecer en ese ambiente cotidiano. Por esta razón, seguramente te habrás estado planteando a dónde poder ir, cuál es el lugar perfecto para tus días de descanso. Cuesta elegir, ¿verdad? Hay tanto por conocer, tanto por visitar… Ciudades, campos, playas, montañas, pueblos, villas, ríos… ¡Menudo repertorio! Pero tranquilo/a, hoy en Buaala te proponemos una pequeña ayuda que te será muy útil. ¡Bienvenido a Hollywood!

¿Alguna vez has reconocido un edificio al verlo en una película? ¿Te ha resultado familiar algún puente en el atrezzo de una serie? ¿Y que hay de esa playa que conoces, única por sus arenas, que has visto en una escena? Aunque pueda sorprender, distintos lugares de España han sido el punto de mira de muchos de los directores más célebres de Hollywood. Por este motivo, no es de extrañar que en un filme estadounidense puedas reconocer los edificios, paisajes y monumentos que ves a diario o que conoces tan bien. Gracias a un guion bien trabajado y un tratamiento meticuloso de la imagen, las películas nos cautivan al mostrar los lugares en los que se ambientan sus historias. Tanto, que hasta nos hacen ver con otros ojos la parte del mundo en la que vivimos y nos percatamos de las maravillas que hasta ahora habíamos pasado por alto.

Así pues, ¿sabes qué películas de Hollywood se rodaron en España sin ser esta (en la mayoría) la ambientación de su historia? Descubre en qué lugares del país europeo los cineastas trasladaron sus equipos de rodaje y entérate de todo lo que puedes ir a conocer. ¡Deja que Ridley Scott, George Lucas o Steven Spielberg te asesoren para que disfrutes de las mejores vacaciones!

 

  1. Star Wars: Episodio II: El ataque de los clones (George Lucas, 2002)

En la segunda entrega de la saga de La Guerra de las Galaxias, la senadora Amidala (Natalie Portman) llega al planeta Naboo y se reúne con Anakin Skywalker (Hayden Christiansen). Como recordarás, la secuencia presenta una escena en que la pareja, acompañada por R2-D2, mantiene una conversación mientras camina a través de un recinto cubierto. ¿No te suena este lugar? Los arcos que lo delimitan, la plaza que se ve en el exterior… ¡Pues claro! ¡Se trata de la Plaza de España en Sevilla! Así pues, George Lucas, cautivado por esta maravillosa ciudad, decidió transformar Sevilla en Naboo e hizo brotar en el público las ganas de visitar un lugar como este. ¿Y tú, todavía no lo has visto?

 

 

 

 

 

 

  1. Indiana Jones y la última cruzada (Steven Spielberg, 1989)

¡No podrás resistirte al atractivo de Almería que se refleja en Indiana Jones! Steven Spielberg se decantó por varios lugares de la provincia para rodar algunas de las escenas más conocidas en la tercera entrega de la saga. ¿Las recuerdas?

Seguramente, reconocerás dos con facilidad. Por un lado, la emocionante persecución con tanque incluido. En esta escena, “Indy” (Harrison Ford) y su padre Henry Jones (Sean Connery) recorren un desierto destacado por ser el único en Europa: el desierto de Tabernas. Spielberg pretendía usar este paisaje para representar la república de Hatay. Por otro lado, el terreno seco y rocoso contrasta con el escenario de playa donde Henry logra derribar con un paraguas el avión nazi que les persigue a él y a su hijo. La arena tan fina, el agua tan cristalina… es imposible no reconocer una de las playas más bonitas del sur de España: la playa de Monsul.

Pero el ansia del director por el uso de terreno español no se quedó aquí. El claustro de la Escuela de Arte de Almería, en la Plaza Pablo Cazard, fue el escenario de la reunión en que los villanos de la película intentan sobornar al sultán de Hatay. Así mismo, otra persecución de un avión nazi se rodó en el túnel de la carretera antigua que une Rodalquilar y Aguamarga, y además nos encontramos con otros lugares puntuales como la calle Almanzor en Almería o el campo abandonado de aviación de Mojácar. Así pues, ¿te convence Almería como paraíso de destino?

 

 

 

 

 

 

  1. 007: Muere otro día (Lee Tamahori, 2002)

Seguramente Cuba haya sido una opción para tus vacaciones. También puede ser que, de entre todos los lugares de la isla, hayas pensado en La Habana. Su puerto, el turismo, la cultura… esta gran urbe resulta atractiva como destino de viaje. Pero, ¿por qué ir tan lejos? ¿Por qué recorrer el mundo si se puede ir a Cádiz? Y es que, asombrosamente, muchos lugares y construcciones y monumentos históricos de la ciudad andaluza presentan un gran parecido estético a las distintas localizaciones cubanas. Por esta razón, los productores decidieron que la vigésima entrega del espía británico James Bond (Pierce Brosnan) fuese rodada en la capital gaditana para grabar las escenas de la película que transcurren en La Habana.

Así pues, puntos característicos de la ciudad reemplazan sin esfuerzo lo que, visto en la gran pantalla, nos creemos que es Cuba. Recordemos que la primera escena de la sensual chica Bond, Halle Berry, se aprecia en el Hotel Gran Palacio. ¿Sabías que este paradisíaco lugar realmente se trata de la Playa de la Caleta y el balneario de la Palma? Las bellas galerías ubicadas a orillas del mar cautivaron a Tamahori para escoger estos lugares y simular el lujoso hotel. Se trata de la playa más pequeña y alejada de Cádiz y está rodeada por otras dos construcciones que también participan en la película: el castillo de San Sebastián se convierte en la clínica Álvarez, donde se realizan experimentos genéticos al villano, y el castillo de Santa Catalina se puede ver en las tomas del hotel ficticio de la historia. Un último escenario es el Campo del Sur, que representa el malecón cubano a la perfección. ¡Vamos! Déjate seducir por una Cuba española y escoge Cádiz como destino para disfrutar de tus vacaciones.

 

 

 

 

 

 

  1. Vicky Cristina Barcelona (Woody Allen, 2008)

Si deseas conocer los encantos que tiene un lugar para decidir a cuál viajar, no dudes en acudir al prestigioso Woody Allen. Este director cinematográfico muestra como ninguno la belleza de las ciudades que escoge para sus películas. Por esta razón, “Vicky Cristina Barcelona” te convencerá de quedarte en la capital catalana y disfrutar de sus muchas maravillas arquitectónicas. La película sirve a la perfección como guía turística para descubrir los lugares más mágicos que esconde Barcelona, ya que los hechos desempeñados por los personajes ocurren en los puntos más destacados de la ciudad.

Desde el principio de la historia, Allen nos adentra en un tour. Cuando Vicky (Rebecca Hall) y Cristina (Scarlett Johansson) llegan a Barcelona, deciden visitar la ciudad. Entonces, se puede observar como en ese recorrido las amigas se maravillan tomando fotos de la fachada y el interior del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia y también de La Pedrera de Gaudí, asombradas por su azotea.  Otra escena nos deja ver el Hospital Sant Pau, cuando Vicky sale de tomar una clase de castellano, y el reencuentro de Vicky y Juan Antonio, así como otro momento turístico de Cristina, nos permite visitar el Parc Güell y su famosa escultura de la salamandra. El film también transcurre en una calle muy reconocida, el Paseo de Gracia, por donde Vicky y Dough pasean en una escena. Pero otros momentos transcurren en puntos concretos de esa calle como el hotel de cinco estrellas de la Casa Fuster en el que se encuentra el conocido Café Vienés, donde Vicky se encuentra con Judy. Por último, momentos protagonizados por Juan Antonio (Javier Bardem) suceden en lugares como la Fundació Tàpies, donde él aparece por primera vez en escena, y el restaurante Els Quatre Gats de la Casa Martí, cuando el personaje se presenta con las protagonistas.

Parece ser que ver esta película haga innecesario visitar la ciudad porque las múltiples escenas ya deleitan al público mostrando cada rincón al detalle. Pero también es cierto que las cosas se disfrutan mucho más en vivo y en directo. Así pues, no lo dudes más. ¡Haz caso al mentor neoyorquino y escoge Barcelona como ciudad de destino!

 

 

 

 

 

 

 

  1. El ultimátum de Bourne (Paul Greengrass, 2007)

Para la tercera entrega del espía Jason Bourne, el equipo de rodaje decidió visitar Madrid para grabar escenas de la película. Así pues, a lo largo de la historia es posible identificar algunos de los puntos urbanos más conocidos de la capital como el Paseo de la Castellana, la calle Miguel Ángel, el viaducto de la calle Bailén, Canalejas o la céntrica Plaza de Santa Cruz. Las tomas aéreas que también aparecen muestran la inmensidad de una urbe en la que hay mucho por ver. Así mismo, la aparición de la Estación de Atocha, con la presencia evidente del AVE, y la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas explican que hay muchas opciones de acceso al lugar.

Todas estas escenas enseñan los preciosos rincones con los que te puedes encontrar si escoges Madrid como destino de viaje. Sin embargo, son una simple pincelada comparado con lo mucho que puedes visitar. ¿Quieres conocerlo? No te conformes. En coche, en tren, en moto o en avión, viaja a la capital española y descubre lo que Jason Bourne ha dejado oculto en su película.

 

 

 

 

 

 

  1. Fast & Furious 6 (Paul Greengrass, 2013)

Buscando sol, calor, playas, palmeras y un terreno con áridas carreteras para una persecución “bestial”, Justin Lin destinó parte de la sexta entrega de Fast & Furious a tierras españolas. Concretamente, el equipo de rodaje visitó la isla de Tenerife, cuyas calzadas fueron el escenario de algunas de las escenas más espectaculares del filme.

Otra vez, la ambientación pretendía ser en Sudamérica, aunque se escogió la isla por su gran parecido paisajístico. Así pues, en este escenario, los personajes hacen rugir sus motores y llevan a cabo persecuciones con tanques de guerra incluidos. De hecho, una de las escenas más emocionantes pertenece a esta secuencia, en que uno de los tanques arrolla a todos los vehículos que le salen al paso.  Sin embargo, encontrarse con coches aplastados en el filme no es una novedad, como tampoco lo es contemplar en esta entrega la brutal destrucción de un puente. Así pues, se consigue la simulación de un paisaje sudamericano, pero realmente Lin nos embelesa con Garachico, Icod de los Vinos, San Juan de la Rambla, Buenavista del Norte, Guía de Isora, Adeje y Santiago del Teide.

Las escenas muestran un ambiente veraniego pero agradable. Si buscas calor sin sofoco, este es tu sitio. No por coches aplastados ni por destrucciones, pero sí por el clima y el paisaje, recorre como en Fast & Furious la “Isla de la Eterna Primavera”. Te convence, ¿verdad?

 

 

 

 

 

 

 

  1. Knight & Day (James Mangold, 2013)

Uno de enero, dos de febrero, tres de marzo, cuatro de abril, cinco de mayo, seis de junio, siete de julio, ¡San Fermín! ¿A Pamplona hemos de ir? ¡No! Esta vez, Tom Cruise y Cameron Díaz trasladan la fiesta pamplonesa a la ciudad de Cádiz. En esta comedia de acción, los protagonistas viven varias aventuras. Una de ellas, consiste en la huida de la pareja a bordo de una potente moto. Curiosamente, la escena transcurre en Pamplona en la festividad de los Sanfermines y la persecución se da en medio de uno de los populares encierros viendo como la pareja huye entre los astados y los corredores de blanco y rojo. Sin embargo, el equipo grabó su versión particular de la fiesta, ya que la escena fue rodada en la Calle Ancha de Cádiz donde se recreó el mismo ambiente a pesar de no ser el lugar originario de la celebración.

Aun así, la recreación es correcta y la escena es creíble. Por lo tanto, si has pensado en disfrutar de una de las fiestas más grandes del verano y pretendes que esta guíe tu elección, considera Cádiz como alternativa a Pamplona ya que, según demuestra el filme, ¡puedes pasarlo igual de bien!

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. El Perfume (Tom Tykwer, 2006)

Que Barcelona ofrezca uno de los mejores centros históricos de Europa, vuelve a resultar atractivo para un director y el filme que pretende crear. Esta vez, Tom Tykwer escoge la capital para transformarla en la Francia del siglo XVIII. Aunque algunas escenas fueron rodadas en otras localizaciones catalanas como Gerona, Figueres, Blanes, Besalú y Tortosa, Tykwer pone especial énfasis en la esencia medieval del paisaje barcelonés para representar las secuencias históricas del filme.

El director vuelve a hacer un tour por Barcelona para persuadir al público con los rincones de la ciudad. El objetivo principal fue convertir sus calles en las de París y Grasse. Para ello, se acudió a distintos puntos conocidos de la urbe, principalmente tres.

En primer lugar, se escogió el Poble Espanyol para representar el pueblo de Grasse y rodar el laboratorio, la casa y el barrio de Jean-Baptiste Grenouille (Ben Whishaw). Concretamente, el clímax de la película se rodó en la montaña de Montjuïc y en la Plaza Mayor se pretendió interpretar la plaza principal de Grasse.

En segundo lugar, la Plaça de la Mercè, en el Barrio Gótico, toma protagonismo en algunas de las escenas más destacadas del rodaje. El lugar se elige como el escenario para el mercado del pescado de la Rue aux Fers de París. En ella se desarrollan momentos importantes como el nacimiento del protagonista y la escena final.

En tercer lugar, se decide usar los hermosos parques del Laberint de l’Horta para tomas como la cena entre los nobles parisinos y cuando los jóvenes entran a jugar.

Parece ser que los encantos de Barcelona se destacan a nivel cultural. Y bien, ¿te ha convencido ya?

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. El destino de Júpiter (Hermanas Wachosky, 2015)

Por segunda vez en el cine, la ciudad de Bilbao llegó a ser reconocida en el ambiente de Hollywood gracias a la producción de ciencia ficción de las hermanas Wachosky. La ambientación del filme, protagonizado por Júpiter Jones (Mila Kunis) y Caine (Channing Tatum), dibuja una panorámica espectacular de la ciudad vasca que consigue asombrar al espectador sin que este sepa de qué ciudad se trata realmente. A pesar de la posibilidad de reconocer algunos elementos concretos, la identidad de Bilbao pasa desapercibida ante el público durante la historia. La razón es que, dado el argumento futurista de la película, se pretendió ajustar la estética de la ciudad a partir de efectos digitales. Este acabado final, dejó a Bilbao en una combinación entre gris titanio y líneas curvas.

Así pues, los hechos que se desarrollan fueron rodados en los alrededores del puente que Calatrava diseñó para la ciudad. A pesar de su aspecto transformado, a lo largo de la película sí que es posible distinguir algunos elementos característicos de la urbe como el Puente de La Salve, la Torre de Iberdrola, la Universidad de Deusto, la pasarela Zubizuri y el museo Guggenheim con la escultura Anish Kapoor que adorna sus exteriores.

Seguramente las directoras lograrán persuadirte porque, a pesar de tanta edición, las hermanas muestran como debajo de la imagen se esconde un lugar maravilloso para visitar.

 

 

 

 

 

 

  1. El Reino de los Cielos (Ridley Scott, 2005)

Si eres seguidor/a de la cultura cristiana, seguramente escogerás aquellos lugares en los que puedas admirar grandes y maravillosas edificaciones de la religión. Una buena forma de documentarte es con la producción de Ridley Scott en la que narra una historia épica, protagonizada por Bailán (Orlando Bloom) y ambientada en la época de las famosas Cruzadas. Scott, que conoce muy bien España, escoge distintas localizaciones del país para el rodaje de la película, especialmente espacios interiores, y ambientarla en la Francia del siglo XII y en algunos interiores de Jerusalén.

Scott deleita al público transportándolo por múltiples puntos de la península. En primer lugar, el Castillo de Loarre en Huesca que representa en el filme la baluarte de la familia de Godofredo (Liam Neeson); en segundo lugar, las calles de Segovia con su gran aspecto medieval para rodar una escena de emboscada; en tercer lugar, la espléndida catedral románica de Ávila en la que se grabó la ceremonia de coronación y la escena de derrota cristiana; en cuarto lugar, el Palacio de los Portocarrero, situado en el pueblo de Palma del Río en Córdoba, en el que aparece como patio en Ibelin, como la baronía que hereda Bailán y como el hospital en el que muere un héroe; y por último, en Sevilla, la Casa de Pilatos, que pretende representar la residencia del infame pretor romano en Jerusalén, y los patios que componen el Alcázar, los cuales se usaron para representar el palacio del rey Balduino en Jerusalén.

Seguro que la película te deja con ganas de conocer tan maravillosas edificaciones. Haz caso a Scott y prepara las maletas, ¡hay mucho por visitar!

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Lawrence de Arabia (David Lean, 1962)

Producciones más antiguas como esta ya mostraron interés por las tierras españolas. David Lean se decantó por la capital andaluza para narrar las aventuras de Lawrence, un militar inglés con personalidad complicada, convertido en mito por sus campañas en Arabia contra el ejército turco y a favor de la unificación de las tribus de la zona durante la Primera Guerra Mundial. Concretamente, la mayoría de las escenas de interiores fueron rodadas en lugares emblemáticos de la ciudad de Sevilla, ya que la variedad arquitectónica de edificios históricos, como el Museo de Artes y Costumbres Populares, encajaba a la perfección con la estética del filme.

Si se observan los escenarios con atención, se pueden identificar el Real Alcázar de Sevilla, en escenas sobre la llegada de Lawrence de Arabia a Jerusalén, y la Casa de Pilatos, un palacio en el que se grabó el momento del encuentro entre el miliar y el comandante general, Lord Edmund Allenby. Antes que George Lucas para “Star Wars II”, David Lean ya puso especial interés en la Plaza España, concretamente en el Palacio Español que se encuentra en su interior. En este caso, el edificio se usó para representar un club en El Cairo que frecuentaban los soldados. Y, por último, con el objetivo de recrear el ambiente de Damasco y Jerusalén, se trasladó un tiempo al equipo de rodaje al encantador Parque de María Luisa.

Con todo, se comprueba que Sevilla ha sido especialmente uno de los lugares que más han llamado la atención a los grandes directores. ¿Tanto interés no te genera curiosidad de viajar a ella?

 

 

 

 

 

 

 

  1. Exodus: Dioses y Reyes (Ridley Scott, 2014)

Buscando un paisaje parecido a Oriente Medio, el clima, la luz y la preciosa tipografía del terreno español volvieron a convencer a Scott para ambientar su nuevo éxito en 2014, en el que trata la épica bíblica de la vida de Moisés (Christian Bale). Los puntos geográficos en los que el autor concentra la mayoría de la acción exterior de la cinta son dos: las tierras de Almería y Fuerteventura.

El paraje montañoso y desértico de Almería fue perfecto para las escenas más emocionantes del filme. Por un lado, Scott tomó el desierto de Tabernas para múltiples usos como ambientar la ciudad egipcia de Pi-Ramsés, la ciudad de Menfis, las pirámides, la cantera de la que se extraían las piedras de construcción (inspirada en la cantera de mármol de Macael), un pueblo hebreo, la mina de oro en la que se refugió Moisés al ser expulsado de Egipto, entre otros más. Además, el área del poblado del Oeste de Fort Bravo en Tabernas se convirtió en Siria para acoger la histórica Batalla de Qadesh. Por otro lado, la Sierra de la Alhamilla sirvió al equipo para recrear un poblado de la época de Moisés. Concretamente, el plató usado fueron las ruinas de una antigua estación de tren que subía a unas minas de hierro, un lugar conocido como El Chorrillo.

Para paisajes no tan rocosos, Fuerteventura fue el escenario ideal. Por un lado, para representar la península del Sinaí, se rodaron las escenas en Cotillo (al norte), en las emblemáticas playas de Cofete y en el Barranco del Buen Paso. Así mismo, las dunas de Corralejo se convirtieron en el desierto del Sinaí. Por otro lado, no podían faltar hermosos escenarios para recrear el tan conocido Mar Rojo. Para ello, los puntos majoreros seleccionados fueron Pozo Negro y la Playa de la Barca. Además, una decisión importante fue la elección de la playa de Risco del Paso, la cual fue destinada a la escena más esperada de la película: cuando las aguas del Mar Rojo se abren para permitir la huida de Moisés y su pueblo.

Es asombroso como simples terrenos son capaces de representar tanta historia. Seguro que estos lugares te despiertan la curiosidad. ¿Te decantarás por ellos?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone, 1966)

En esta antigua producción, Sergio Leone pretende asombrarte con los paisajes de Almería y Burgos para recrear su spaghetti western, con Clint Eastwood, Eli Wallach y Lee Van Cleef como protagonistas.

Leone sitúa el rodaje de la primera parte y el gran grueso de la película en Almería, concretamente en el desierto de Tabernas. En el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar se construyó un poblado a imitación de los del lejano Oeste que fue usado por muchas producciones de westerns y esta película no fue una excepción.

Sin embargo, para rodar la parte final del relato y el desenlace, el cineasta decidió alejarse de los escenarios desérticos de Almería y trasladar al equipo a las tierras burgalesas. Así pues, la Sierra de la Demanda se convirtió en parte de los Estados Unidos. Concretamente, el rodaje se centró en dos puntos. Por un lado, varias escenas se rodaron en Carazo. Algunas fueron grabadas en el cerro de La Majada de las Merinas, en cuya superficie plana se levantó el Campamento Batterville, la prisión en que “el Turco” (Eli Wallach) y “el Rubio” (Clint Eastwood) son recluidos por el ejército nordista. Además, en Carazo también tuvo lugar el rodaje del emocionante final en que los tres protagonistas buscan el oro de Sad Hill. La escena se desarrolló en un cementerio que se creó a propósito para el rodaje, un escenario natural en el que se simularon las tumbas de 6.000 personas. Por otro lado, la grabación también se situó en Arlanza (Covarrubias), tanto en el Monasterio de San Pedro, en que su interior sirvió para simular un hospital, como en el Río Arlanza, en el que se grabó la explosión del Puente de Langstone durante la dura batalla entre los dos ejércitos repleta de extras y explosivos.

Siéntete como un vaquero o incluso como un indio. ¡Transpórtate al salvaje oeste y disfruta de las maravillas que te ofrecen Burgos y Almería!

 

 

 

 

 

 

 

  1. Furia de Titanes (Louis Leterrier, 2010)

El particular paisaje de las Islas Canarias es conocido por ser abrupto, salvaje y tan árido a veces como frondoso otras. Esta variedad paisajística lo hace espectacular y único, además de la presencia de volcanes que lo hace todavía más impactante. Sugerente, ¿verdad? Pues también lo es para los grandes cineastas que se interesan reiteradamente por él. Esta vez lo hace Louis Terrier con “Furia de Titanes”, ya que lo consideró perfecto para un ambiente de poder, creación y destrucción, el escenario ideal para recrear el mito griego de Perseo. Así pues, el territorio canario fue escogido para interpretar lugares como Gales, Islandia o Etiopía.

Fundamentalmente, el terreno más usado fue la isla de Tenerife. Con ello se puede reconocer el famoso Parque Nacional del Teide, los espectaculares acantilados de los Gigantes, las zonas costeras y de monte de Icod de los Vinos, Buenavista del Norte y Guía de Isora. Respecto al parque, el primer templo de la película se ubica en las Minas de San José, los lugares del campamento corresponden a la Cañada del Capricho y a las faldas de Montaña Guajara y el camino de los protagonistas a lomo de los escorpiones sucede en el Llano de Ucanca.

Sin embargo, otras islas también fueron consideradas durante el rodaje. En primer lugar, se visitó el Parque Nacional de Timanfaya en Lanzarote, especialmente atractivo por sus montañas que dan al lugar el nombre de “Montañas del Fuego”. En segundo lugar, en Gran Canaria la unidad rodó en el Parque Natural de las Dunas de Maspalomas, en el Roque Nublo, en el Bentayga y en el Pinar de Tamadaba. Y, por último, lo que les llamó la atención de la isla de La Gomera fue el Parque Nacional de Garajonay.

¿Te animas a conocer los rincones espectaculares de las islas que tanto han cautivado al mundo de Hollywood?

 

 

 

 

 

 

 

  1. Lo imposible (Juan Antonio Bayona, 2012)

El cine también sirve para hacer memoria y reflexión de hechos devastadores de la historia y en estos casos España también ha servido como escenario para sus rodajes. La catástrofe natural que tuvo lugar en Indonesia en 2004 fue recreada ocho años después en la espléndida creación del gran Bayona. Mientras que la película fue grabada en Tailandia, el rodaje de la escena más espeluznante del filme, el tsunami, fue trasladado a los Estudios de la Ciudad de la Luz en Aguamarga (Alicante), el centro de la industria cinematográfica y audiovisual.  Se trata de un complejo con 11.000 m2 de platós, 15.000 m2 de almacenes y talleres de construcción de decorados, 16 hectáreas de zonas de rodaje en exteriores, el tercer tanque de agua más grande del mundo y tres edificios con camerinos, salas de maquillaje, peluquería y oficinas. Así pues, las complicadas escenas acuáticas se realizaron en este centro, un trabajo que obtuvo resultados realmente espectaculares.

Anímate a visitar Alicante y echar un vistazo a uno de los lugares que más magia crea en el cine y, ya de paso, disfruta de las maravillas de la costa alicantina. ¿Te apuntas?

 

 

 

 

 

 

 

Ahora ya conoces qué rincones españoles fueron seleccionados para las grandes creaciones de Hollywood. ¿Los conocías? Con todo, se demuestra que la particularidad de estas tierras, un conjunto de muchos parajes totalmente diferentes concentrados en un mismo lugar, hacen de España uno de los países más interesantes por conocer.

¡Venga, anímate a disfrutar de sus maravillas y escoge España como paraíso vacacional!